domingo, 18 de enero de 2015

El reto de las máquinas pensantes

TECNOLOGÍA Debate internacional de expertos

El reto de las máquinas pensantes

El robot HAL en '2001: Una Odisea del espacio', de Kubrick, un icono de la inteligencia artificial. | EL MUNDO

EDGE.ORG | EL MUNDO > Madrid

Actualizado: 18/01/2015 02:22 horas

"¿Qué piensa usted sobre las máquinas que piensan?" Ésta es la pregunta que la revista digital Edge ha lanzado, como todos los años por estas fechas, a algunas de las mentes más brillantes del planeta. Hace poco más de un mes, a principios de diciembre, Stephen Hawking alertó sobre las consecuencias potencialmente apocalípticas de la inteligencia artificial, que en su opinión podría llegar a provocar "el fin de la especie humana". Pero, ¿realmente debemos temer el peligro de un futuro ejército de humanoides fuera de control? ¿O más bien deberíamos celebrar las extraordinarias oportunidades que podría brindarnos el desarrollo de máquinas pensantes, e incluso sintientes? Semejantes seres, además, nos plantearían nuevos dilemas éticos. ¿Formarían parte de nuestra "sociedad"? ¿Deberíamos concederles derechos civiles? ¿Sentiríamos empatía por ellos? Un año más, algunos de los pensadores y científicos más relevantes del mundo han aceptado el reto intelectual planteado por el editor de Edge, John Brockman. Ésta es tan sólo una selección de algunas de las respuestas más interesantes.

Nick Bostrom. Director del Instituto para el Futuro de la Humanidad de Oxford:

Creo que, en general, la gente se precipita al dar su opinión sobre este tema, que es extremadamente complicado. Hay una tendencia a adaptar cualquier idea nueva y compleja para que se amolde a un cliché que nos resulte familiar. Y por algún motivo extraño, muchas personas creen que es importante referirse a lo que ocurre en diversas películas y novelas de ciencia ficción cuando hablan del futuro de la inteligencia artificial. Mi opinión es que ahora mismo, a las máquinas se les da muy mal pensar (excepto en unas pocas y limitadas áreas). Sin embargo, algún día probablemente lo harán mejor que nosotros (al igual que las máquinas ya son mucho más fuertes y rápidas que cualquier criatura biológica). Pero ahora mismo hay poca información para saber cuánto tiempo tardará en surgir esta superinteligencia artificial. Lo mejor que podemos hacer ahora mismo, en mi opinión, es impulsar y financiar el pequeño pero pujante campo de investigación que se dedica a analizar el problema de controlar los riesgos futuros de la superinteligencia. Será muy importante contar con las mentes más brillantes, de tal manera que estemos preparados para afrontar este desafío a tiempo.

Daniel C. Dennett. Filósofo en el Centro de Estudios Cognitivos de la Universidad de Tufts

La Singularidad -el temido momento en el que la Inteligencia Artificial (IA) sobrepasa la inteligencia de sus creadores- tiene todas las características clásicas de una leyenda urbana: cierta credibilidad científica ("Bueno, en principio, ¡supongo que es posible!") combinada con un deliciosamente escalofriante clímax ("¡Nos dominarán los robots!"). Tras décadas de alarmismo sobre los riesgos de la IA, podríamos pensar que la Singularidad se vería a estas alturas como una broma o una parodia, pero ha demostrado ser un concepto extremadamente persuasivo. Si a esto le añadimos algunos conversos ilustres (Elon Musk, Stephen Hawking...), ¿cómo no tomárnoslo en serio? Yo creo, al contrario, que estas voces de alarma nos distraen de un problema mucho más apremiante. Tras adquirir, después de siglos de duro trabajo, una comprensión de la naturaleza que nos permite, por primera vez en la Historia, controlar muchos aspectos de nuestro destino, estamos a punto de abdicar este control y dejarlo en manos de entes artificiales que no pueden pensar, poniendo a nuestra civilización en modo auto-piloto de manera prematura. Internet no es un ser inteligente (salvo en algunos aspectos), pero nos hemos vuelto tan dependientes de la Red que si en algún momento colapsara, se desataría el pánico y podríamos destruir nuestra sociedad en pocos días. El peligro real, por lo tanto, no son máquinas más inteligentes que nosotros, que podrían usurpar nuestro papel como capitanes de nuestro destino. El peligro real es que cedamos nuestra autoridad a máquinas estúpidas, otorgándoles una responsabilidad que sobrepasa su competencia.

Frank Wilczek. Físico del Massachussetts Institute of Technology (MIT) y Premio Nobel

Francis Crick la denominó la "Hipótesis Asombrosa": la conciencia, también conocida como la mente, es una propiedad emergente de la materia. Conforme avanza la neurociencia molecular, y los ordenadores reproducen cada vez más los comportamientos que denominamos inteligentes en humanos, esa hipótesis parece cada vez más verosímil. Si es verdad, entonces toda inteligencia es una inteligencia producida por una máquina [ya sea un cerebro o un sistema operativo]. Lo que diferencia a la inteligencia natural de la artificial no es lo que es, sino únicamente cómo se fabrica. David Hume proclamó que "la razón es, y debería ser, la esclava de las pasiones" en 1738, mucho antes de que existiera cualquier cosa remotamente parecida a la moderna inteligencia artificial. Aquella impactante frase estaba concebida, por supuesto, para aplicarse a la razón y las pasiones humanas. Pero también es válida para la inteligencia artificial: el comportamiento está motivado por incentivos, no por una lógica abstracta. Por eso la inteligencia artificial que me parece más alarmante es su aplicación militar: soldados robóticos, drones de todo tipo y "sistemas". Los valores que nos gustaría instalar en esos entes tendrían que ver con la capacidad para detectar y combatir amenazas. Pero bastaría una leve anomalía para que esos valores positivos desataran comportamientos paranoicos y agresivos. Sin un control adecuado, esto podría desembocar en la creación de un ejército de paranoicos poderosos, listos y perversos.

John C. Mather. Astrofísico del Centro Goddard de la NASA y Premio Nobel

Las máquinas que piensan están evolucionando de la misma manera que, tal y como nos explicó Darwin, lo hacen las especies biológicas, mediante la competición, el combate, la cooperación, la supervivencia y la reproducción. Hasta ahora no hemos encontrado ninguna ley natural que impida el desarrollo de la inteligencia artificial, así que creo que será una realidad, y bastante pronto, teniendo en cuenta los trillones de dólares que se están invirtiendo por todo el mundo en este campo, y los trillones de dólares de beneficios potenciales para los ganadores de esta carrera. Los expertos dicen que no sabemos suficiente sobre la inteligencia como para fabricarla, y estoy de acuerdo; pero un conjunto de 46 cromosomas tampoco lo entiende, y sin embargo es capaz de dirigir su creación en nuestro organismo. Mi conclusión, por lo tanto, es que ya estamos impulsando la evolución de una inteligencia artificial poderosa, que estará al servicio de las fuerzas habituales: los negocios, el entretenimiento, la medicina, la seguridad internacional, la guerra, y la búsqueda de poder a todos los niveles: el crimen, el transporte, la minería, la industria, el comercio, el sexo, etc. No creo que a todos nos gusten los resultados. No sé si tendremos la inteligencia y la imaginación necesaria para mantener a raya al genio una vez que salga de la lámpara, porque no sólo tendremos que controlar a las máquinas, sino también a los humanos que puedan hacer un uso perverso de ellas. Pero como científico, me interesa mucho las potenciales aplicaciones de la inteligencia artificial para la investigación. Sus ventajas para la exploración espacial son obvias: sería mucho más fácil para estas máquinas pensantes colonizar Marte, e incluso establecer una civilización a escala galáctica. Pero quizás no sobrevivamos el encuentro con estas inteligencias alienígenas que fabriquemos nosotros mismos.

Stephen Pinker. Catedrático de Psicología en la Universidad de Harvard

Un procesador de información fabricado por el ser humano podría, en principio, superar o duplicar nuestras propias capacidades cerebrales. Sin embargo, no creo que esto suceda en la práctica, ya que probablemente nunca exista la motivación económica y tecnológica necesaria para lograrlo. Sin embargo, algunos tímidos avances hacia la creación de máquinas más inteligentes han desatado un renacimiento de esa ansiedad recurrente basada en la idea de que nuestro conocimiento nos llevará al apocalipsis. Mi opinión es que el miedo actual a la tiranía de los ordenadores descontrolados es una pérdida de energía emocional; el escenario se parece más al virus Y2K que al Proyecto Manhattan. Para empezar, tenemos mucho tiempo para planificar todo esto. Siguen faltando entre 15 y 25 años para que la inteligencia artificial alcance el nivel del cerebro humano.Es cierto que en el pasado, los «expertos» han descartado la posibilidad de que surjan ciertos avances tecnológicos que después emergieron en poco tiempo. Pero lo contrario también es cierto: los «expertos» también han anunciado (a veces con gran pánico) la inminente aparición de avances que después jamás se vieron, como los coches impulsados por energía nuclear, las ciudades submarinas, las colonias en Marte, los bebés de diseño y los almacenes de zombis que se mantendrían vivos para suministrar órganos de repuesto a personas enfermas. Me parece muy extraño pensar que los desarrolladores de robots no incorporarían medidas de seguridad para controlar posibles riesgos. Y no es verosímil creer que la inteligencia artificial descenderá sobre nosotros antes de que podamos instalar mecanismos de precaución. La realidad es que el progreso en el campo de la inteligencia artificial es mucho más lento de lo que nos hacen creer los agoreros y alarmistas. Tendremos tiempo más que suficiente para ir adoptando medidas de seguridad ante los avances graduales que se vayan logrando, y los humanos mantendremos siempre el control del destornillador. Una vez que dejamos a un lado las fantasías de la ciencia ficción, las ventajas de una inteligencia artificial avanzada son verdaderamente emocionantes, tanto por sus beneficios prácticos, como por sus posibilidades filosóficas y científicas.


http://www.elmundo.es/ciencia/2015/01/18/54babd4b22601dcf6a8b4573.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.