jueves, 18 de agosto de 2011

La inmortalidad es posible

Un sistema hardware software extrae de la imagen tridimensional la información necesaria para recrear cada neurona como una estructura de datos numéricos en la memoria de nuestra nueva máquina-persona.

Esta máquina-persona, si no fuera por su nueva apariencia física, no habrá forma de distinguirla de la persona original ni ella misma podrá distinguirse de la persona original. Y además quizás será más feliz que la persona original, porque será virtualmente inmortal.

Creo que la resolución espacial de los equipos de tomografía ronda 1 milímetro. Todavía tiene que avanzar mucho la tecnología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.